Aparadores y vitrinas

Aparadores para ocultar la vajilla que tu tía la del pueblo te regaló cuando te casaste, y tenerla a mano por si un día hay visita sorpresa. Con los aparadores y vitrinas de tuco.net, tu salón ganará en espacio de almacenamiento y en decoración. Tenemos aparadores baratos y vitrinas con cristal, altas o bajas, modernos o más tradicionales, en diferentes colores... También puedes echarle un vistazo a nuestros muebles tv y otros muebles de salón, como nuestros maravillosos sofás baratos de excelente comodidad y confort.. Conoce la oferta de muebles Tuco.

Ver los 42 muebles de Aparadores y vitrinas

Mostrando 1 - 42 de 42 muebles
Mostrando 1 - 42 de 42 muebles

APARADORES

Si hay un “cómplice” en tu hogar para que esté todo en orden, ese es el aparador. Se trata de un mueble que puede ser más alto o más bajo, que queda perfectamente en cualquier estancia: en el salón, en el dormitorio, en el despacho… Gracias a todos sus compartimentos, caben en él decenas de objetos, por lo que será más sencillo poner un poquito de orden en cualquier habitación.

Los aparadores son muebles que dotan de una gran personalidad tanto al salón como al comedor. Debido a esta característica, es muy importante tener en cuenta el estilo de decoración que ya existe en nuestro hogar, para así seguirlo y que no desentone. Sí que es cierto que no importa lo raro que sea el estilo de tu hogar ya que la gran variedad de aparadores permite que se adapten a cualquier ambiente, ya sea desde el más clásico hasta el más moderno o vanguardista. 

Cómo elegir aparador

Entre los diferentes tipos de aparadores podemos encontrar:

-Vintage o clásico: Estos son los que más están de moda actualmente. Se puede decir que pueden encajar en cualquier estancia sin tener muy en cuenta la decoración ya existente, ya que con este tipo de mueble se puede hacer una combinación de estilos y decoración.
-Minimalistas o modernos: Es otro de los estilos más comunes hoy en día. Este tipo de mueble solo se puede utilizar si ya tenemos una decoración minimalista o moderna. El estilo minimalista es muy solicitado dada a la elegancia y personalidad que aporta a nuestra casa.
-Coloniales o rústicos: Fabricados principalmente con madera, deben a este material su una apariencia señorial y de majestuosidad. Suelen quedar muy bien con cuadros decorativos y, en caso de querer aportar más luminosidad o amplitud, podemos combinarlo con un espejo encima del mismo.
-Neoclásicos: Una mezcla del estilo moderno y del clásico. No cabe duda que esta opción es la más demandada por todos aquellos que no tienen un estilo único definido en su hogar o que no se terminan por decantar. Dotados de gran sencillez, son muy utilizados cuando contamos de poco espacio.

La vitrina

La variedad de diseños va más allá, a medio camino entre el aparador y la clásica vitrina. Este tipo de mueble, pueden ser muy útil para situarlo en un comedor y siempre apoyados sobre una pared, para que no haga de barrera visual. Si elegimos uno con cierre de vidrio, nos ayudará a dar transparencia y profundidad a la sala.


¿Qué diferencias hay entre vitrina y aparador?

Su elemento distinguible es que la vitrina contiene cristal o vidrio, lo cual hace que la vitrina cumpla una doble función: almacenamiento, pero también es un excelente exhibidor. Si bien es vista como una pieza antigua, ha sabido mantenerse vigente durante el tiempo, y hoy la encontramos en diferentes formas, colores y tamaños. Y es que permite guardar las cosas protegidas del polvo y la suciedad, pero mantenerlas a la vez a la vista.

Un mueble súper versátil, con carácter y que puede estar presente en la mayoría de las habitaciones de tu casa.

No solo se pueden incorporar en el salón. Podemos decorar con vitrinas todo tipo de estancias. En cocinas, pasillos, comedores, recibidores y hasta en el dormitorio utilizando para exponer tus complementos preferidos del día a día. Porque, ¿quién no tiene un complemento que, a parte de llevarlo puesto, le gusta lucirlo? Guardarlo en este mueble es una idea genial para tenerlo siempre a la vista y que se convierta en otro detalle decorativo más.

Está claro que, estos muebles no solo nos ayudan a mantener el orden sino a proteger los objetos más delicados de tu casa, alejándolos de cualquier tipo de accidente.


Múltiples diseños

Las vitrinas para el hogar suelen ser verticales. Tienen varios apartados formados por estantes para colocar artículos. Muchas de ellas están complementadas con cajones y armarios para dar más funcionalidad. Las de los comercios suelen ser más horizontales y más bajos para facilitar que el público vea desde arriba los artículos que quieren ser expuestos. El material del que están compuestos suele ser muy variado.

Los diferentes tipos de vitrinas son:
-Vitrinas de cristal: aparte de tener cristal como cubierta, prácticamente todo el mueble, está hecho de este material, aunque tenga una base más sólida y resistente. Este modelo se considera muy elegante y de un corte moderno y minimalista.
-Vitrinas de madera: la estructura principal es de madera, aunque tenga mampara de vidrio. El montante es de madera natural y Refleja un bonito contraste con la superficie de cristal. Encajan más en un estilo rústico o clásico.
-Vitrinas personalizadas: a gusto del consumidor. Tanto la forma, como la decoración interior, la iluminación, los colores... Acude a una tienda especializada y confecciona un ejemplar a tu medida.

Cómo usar los aparadores o vitrinas

Una vez te has decantado por completar la decoración con un aparador moderno para tu comedor, salón o dormitorio, hay que saber bien cómo utilizar este mueble. Existen diversas opciones de uso, tanto para guardar elementos o enseres en su interior como la vajilla o los cubiertos, entre otros, o simplemente como elemento decorativo.

Es fundamental tener clara su finalidad ya que dependiendo del uso que se le vaya a dar, el mueble debe ser de una manera o de otra. Si lo queremos para guardar elementos, tendremos que elegir un aparador con números compartimentos y seguramente elegiremos uno que no muestre el interior. En cambio, si lo destinamos a elemento decorativo el abanico se abre por completo y podremos ya elegir un aparador más vistoso pero menos funcional.