Sofá cama
Historias Tuqueras

Historias tuqueras: Sofá cama Eiffel, desde París con amor

Por

Cariño, ¿no nos imaginas algún día dando la vuelta al mundo? Visitar La Gran Muralla China, pasear por Times Square, subir a lo alto de la Torre Eiffel o dar de comer a elefantes en Tailandia

A ver, a ver Lucía ¿Cómo que la vuelta al mundo? Pero si eso es carísimo.

Ya, sí… Bueno. Cuando nos casemos podríamos organizarlo como viaje de novios ¿Te parece? Todo sea por ver mundo y ¡hacer el viaje de nuestras vidas!

¿Eh? Sí, sí, amor… Lo que tú quieras, pero no te olvides de que nuestros sueldos solo nos permiten ir a Salou y a la casa del pueblo de nuestros padres.

De verdad, Carlos, cada día eres más cenizo. Hala, ya me has enfadado, hoy duermes tú en el sofá.

Pero si no es sofá cama ni nada…

Mala suerte, haberlo pensado antes. ¡Buenas noches!

[Al día siguiente]

Lucía, ¿aún sigues enfadada conmigo? Porque tengo una sorpresa que quizás haga que se te pase el cabreo de golpe.

Hombre, pues tú me dirás… Pero bueno… Si la sorpresa es buena puede que se me pase.

Dame la mano y cierra los ojos, que vas a flipar.

Como sea otra broma de las tuyas la vamos a liar.

Que nooo, fíate de mí… Vale, ya puedes abrir los ojos.

¡Hala! Pero qué es todo esto. Qué guay.

Como ayer decías que querías viajar a todos esos sitios y no tenemos mucho dinero he preparado esto: La cena de la vuelta al mundo; comida china del restaurante chino La Gran Muralla; después de cenar veremos la película Manhattan, de Woody Allen y lo mejor para el final. Todo esto lo haremos sentados sobre este brutal sofá cama, el Eiffel. Flipas, ¿Eh? Ahora sí que no me importaría dormir todos los días aquí…

¡Pero qué pasada todo! ¡Me encanta! Mi cena favorita, un peliculón y este genial sofá cama acompañado del mejor novio del mundo. ¿Sabes? Ya no quiero dar la vuelta al mundo, solo te quiero a ti y al sofá cama Eiffel.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *