TUcoREFORMA

2. Cómo dar forma a tus ideas: el planteamiento de la obra

Por mueblestuco
planteamiento de la obra

Llevas vistas cientos de revistas de decoración y otras tantas horas en Pinterest. También tienes terminado tu plano de medidas. Es hora de que hagas una lista con todas las necesidades que tu futuro hogar tendrá que cumplir:

1. Habitaciones o estancias necesarias: has que encajarlas en los metros que tienes y, a veces, no es tarea fácil… Es el momento de consultar con un profesional si necesitas mover, o directamente deshacerte, de un tabique que te pilla, por ejemplo, en el medio de lo que has imaginado como tu nuevo estudio.

2. ¿Cómo están las instalaciones?: las instalaciones de una casa son electricidad, fontanería, calefacción, aire acondicionado… Quizás necesites tocar alguna si quieres cambiar, por ejemplo, un baño de sitio; o, simplemente, ya que vas a hacer una obra, puedes aprovechar para sanear aquellas que estén obsoletas.

3. Carpintería exterior, o sea, las ventanas: muchos edificios, sobretodo si cuentan ya unos años, tienen carpinterías poco efectivas a nivel térmico. Es buen momento para cambiar las ventanas por unas que te ayuden a evitar la pérdida de calor, ya que después lo notarás en la factura de la calefacción…

4. Si tienes que pedir permisos y pagar tasas al ayuntamiento por ejecución o licencia de obra ¡pide cita pronto! Cuanto antes lo solicites, antes podrás empezar. Ten en cuenta que no todas las obras necesitan el mismo tipo de licencia, en algunas, incluso, no hace falta, y que no en todos los ayuntamientos tienen el mismo precio y plazos. Infórmate primero.

Y ahora que ya tienes claro dónde quieres cada cosa, qué instalaciones necesitas cambiar y, sobretodo, qué parte de tu presupuesto total vas a dedicar a todo ello… ¿nos vamos de tiendas?: es el momento de ver in-situ todos los elementos que quieras cambiar. Pinturas, suelos, baldosas, papeles, etc., hay mucho donde elegir y Tuco te va a dar toda la información necesaria para que tu nuevo hogar quede tal y como lo habías imaginado…